Contáctame 

info@misitio.com

  • Twitter Long Shadow
  • LinkedIn Long Shadow
Conéctate
Please reload

Búsqueda por Tags
Please reload

Posts Recientes

Yemen en las garras del olvido

12/09/2017

1/10
Please reload

Posts Destacados

Terrorismo, inmigración y elecciones perturbadora transición hacia el 2017

 

 

Entre penumbras, los diferentes escenarios en política internacional del año 2016 han conformado un proceso de neo-escepticismo o antropología negativa en perspectiva para analizar los futuros escenarios del año 2017. Los presagios no fueron certeros, la megalomanía de proyecciones erráticas en hechos tan contundentes como la victoria de Donald Trump, arrebata a las ciencias sociales la finitud de la verdad convirtiendo a los observadores en ventrílocuos que monologan sin gesticular por los constantes desaciertos. Atentos a los antecedentes de resultados de diferentes referéndum como el No de Bolivia a la reelección de Evo Morales; SI al Brexit; NO a la Paz de las FARC con el gobierno de Colombia y el No a Renzi-Boschi por la reforma constitucional italiana, obliga a repensar un mundo que retrocede a paso de cangrejo tal cual lo plantea Umberto Eco en su obra. La globalización que había enfriado las guerras entre los dos sistemas capitalismo-comunismo, retrocede y levanta nuevamente el muro que los dividió. La historia de la humanidad fatigada de avanzar comienza a replegarse generando el renacimiento de antiguas prácticas políticas como los imbatibles populismos de izquierdas y derechas al grito de ¡Populismo si pero las calles no! El caso de Europa es paradigmático, los motivos que aducen las derechas liberales y las extremas derechas se centran en problemáticas como las crisis económicas generadas por alicaídos Estados de tinte socialista dentro de la Unión Europea y la laxitud que éstos han demostrado frente a temáticas que forman parte de la idiosincrasia conservadora liberal contra los grandes movimientos inmigratorios de países como los del Magreb árabe y África Subsahariana, exacerbando sentimientos de xenofobia e islamofobia. Los partidos euroescépticos avanzan ante la ociosa actitud de Bruselas, capital institucional de la UE, en problemáticas tales como las grandes corrientes inmigratorias y Terrorismo. Las propuestas pendularon durante el 2016 entre la eliminación del Euro como moneda común o la disolución del bloque europeo post-Brexit. Así como el lobby de la derecha es “terminar con el Euro”, la izquierda aprovechó el terreno fértil ideológico. El economista francés Thomas Piketty elaboró la teoría “El Capital del Siglo XXI” Si el Estado político y la comunidad internacional no intervienen redistribuyendo la riqueza, advierte el autor, “nos espera probablemente una fuerte inestabilidad política que debilitará nuestras democracias”. Las ganancias del capitalismo versión 3.0 (capitalismo financiero) según el economista turco, Dany Rodrik en su obra “Las paradojas de la globalización”, no observan límites políticos, sociales ni territoriales. Habida cuenta, Piketty contraataca intentando generar conciencia en los ciudadanos, de los peligros políticos que generan las desigualdades sociales pero se encuentra con el gran problema de la credibilidad de soluciones que confrontan con el poder económico en su versión más feroz, el neoliberalismo.


Terrorismo y Guerras civiles.


Es imposible soslayar el dolor que nos asiste analizar la catástrofe mundial de las guerras en Siria, Irak y Yemen. El olor nauseabundo que emana la lucha por el poder territorial, económico y político de quienes detentan la potestad global, nos conmina a estar alerta sobre las verdaderas intenciones en la intromisión en regiones desdibujadas por la multiplicidad cultural pero con fronteras trazadas de manera caprichosa por los Señores de la Guerra: los hombres más poderosos del año 2016 que conformaron la mesa redonda del debate deshabitado de soluciones concretas: Barak Obama, Vladimir Putin, Angela Merkel, Xi Jinping, entre otros. No obstante otros actores estatales intervienen asesorando en las luchas religiosas como es el caso de Turquía, Irán, Pakistán, Arabia Saudíta y el Vaticano.
El origen y fortalecimiento del Estado Islámico no solo se gestó por las alianzas entre las distintas ramas fundamentalistas del sunismo en la región, ni tampoco la muerte de sus líderes por fuerzas norteamericanas, sino por la ruptura del tejido social tradicional de la zona, condenando a las diversas comunidades que habitan Irak y Siria a ser despojado de sus tierras. Dicha desintegración y migración de las comunidades le otorgó al Estado Islámico zona liberada para atracar con su poderío militar y la propaganda del terror arremetiendo contra emblemáticas ciudades como Alepo y Mosul. El politeísmo que profesan en la región es otra razón de la ira de la rama yihadista: chiitas, sunitas, kurdos, alauitas, cristianos, drusos y otros, sufren abusos ajenos a la racionalidad distanciados de la moral. Sin embargo La Federación Rusa y el gobierno de Bassar Al Assad anuncian de manera intermitente el final del conflicto. Nada presagia el final de la guerra en Siria, Irak y Yemen ya que se convertirán en el supermercado de dónde se servirán los grandes negocios del nuevo idilio D. Trump y V. Putin, intercambios que no sólo remite al reparto territorial y marítimo sino al fastuoso negocio de las armas, las rutas comerciales, el narcotráfico del opio y otras. La vigilia en la jungla global se debate entre el rugido de la fortaleza del león estadounidense, el ronquido del tigre guardián chino y la astucia paciente del zorro de las estepas rusas. De manera metafórica el comportamiento de los poderosos, EEUU; China y Rusia triangulan las decisiones internacionales futuras. Habida cuenta con el nuevo inquilino de la Casa Blanca, D. Trump, conlleva a repensar la subestimación que los analistas han realizado de los ciudadanos, electorados que en los tiempos que corren están ávidos de figuras personalistas que acudan a salvaguardar los efectos nostálgicos del sueño americano en el caso de EEUU, en el caso de Rusia los sueños de una nueva Unión de Repúblicas federadas bajo la órbita de V. Putin, en China la reconstrucción de la antigua ruta de la seda pero bajo el nuevo giro totalitario de Xi Jinping y Alemania comandando la Europa Occidental.


¡Prestar atención!


A las elecciones presidencialistas en América Latina como es el caso de Ecuador y Chile, las parlamentarias en Argentina, la posibilidad o no de la revocatoria al mandato presidencial de N. Maduro en Venezuela como también la crisis política que atraviesa el gigante Brasil. El escenario político y económico latinoamericano pende de estos resultados para saltar al abismo o al desarrollo. Mirando al este estar atentos a las elecciones presidencialistas en Holanda, Francia, Irán, Kenia, Liberia, Corea del Sur y las elecciones federales en Alemania entre otras cuyos resultados resolverán o profundizarán el problema inmigratorio en los estados europeos, las guerras civiles en países africanos, la ruptura o no entre Trump y el estado iraní confrontando con los saudíes y la relación de la casa blanca con Israel en el eterno conflicto con Palestina y el Líbano. El Mar de China es otro de los focos de atención ya que la VII flota norteamericana disuade y tensa la relación con Pekín. En materia económica la vigilia se centra en el avance de políticas proteccionistas; el enfriamiento del crecimiento chino; la presencia financiera de los bancos más poderosos del mundo para acelerar la economía global: EEUU; Reino Unido; Unión Europea y Japón; la incertidumbre del Brexit y el futuro de la UE que conforman el denso clima que deja entrever una perturbadora transición hacia el año 2017. Ni luces ni sobras. Tinieblas que sólo se disiparán con el devenir de los hechos. La certidumbre se ha devaluado por los errores de la racionalidad y los horrores que la praxis visceral contra el Terrorismo. El elegido para detonar la bomba fue el hombre más resistido del planeta por el abroquelado círculo de los intelectuales. El botón rojo está debajo del índice de D. Trump que escucha el susurro al oído de su nuevo aliado más político, más entrenado y más belicoso: V. Putin. ¡Prestar atención! el mundo en manos de los dos hombres más poderosos del planeta que detentan el dominio global, elegidos por la desdicha de las necesidades, los nacionalismos, los sueños perimidos y el terror al terror. Mientras tanto supuran Siria, Irak y Yemen y la ONU debate entre cafés y resoluciones estériles.

 

(*): Profesora en Historia.

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload