Conéctate
Please reload

Búsqueda por Tags
Please reload

Posts Recientes

LA DINÁMICA GEOPOLÍTICA DE LA ACTUAL GUERRA FRÍA 2.0

27/07/2020

1/10
Please reload

Posts Destacados

CONFLICTO EN LIBIA: INMIGRACIÓN Y PETRÓLEO

 

 

El Estado de Libia está inmerso en una guerra civil donde co-gobierna por un lado el GAN (Gobierno Libio de Acuerdo Nacional) liderado por Fayez Serraj en Trípoli al oeste de Libia, respaldado por la ONU con reconocimiento internacional de los EEUU, Qatar, Turquía y la Unión Europea aunque con escasa legitimidad y por el otro el ENL (Ejército Nacional Libio) liderado por Jalifa Haftar en Tobruk cuya sede se asienta en Bengasi, al este de Libia, ex coronel de Muammar Gaddafi y respaldado por Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Jordania y Rusia.

 

El legado de la cuestionada primavera árabe del 2011 y luego de nueve años de la intervención de los EEUU y la OTAN y el posterior derrocamiento de  M. Gaddafi, ofrece en la actualidad un nuevo escenario que provoca tensión internacional debido a la fuerte injerencia de Turquía que apoya a Fayez Serraj con el cual ha firmado acuerdos de cooperación y Rusia que respalda a Jalifa Haftar.

 

Tanto Ankara como Moscú comparten intereses en cuestiones de cooperación militar, de inteligencia y seguridad en Libia y el Mar Mediterráneo se ha convertido en el espacio común que genera ruptura en el equilibrio geo -político de la región. Grecia, Chipre, Egipto e Israel son piezas fundamentales en el juego de ajedrez que lideran los dos bloques libios, para minar y controlar los intereses turcos y facilitar a la Unión Europea la ruptura del fuerte lazo dependiente que tiene con Moscú en materia energética, específicamente en la construcción de gasoductos. 

 

Las mesas de diálogos gestionadas por Vladimir Putin, Recep Tayyip Erdogan y Angela Merkel en Moscú y Berlín por el cese al fuego, fueron fallidas. La tregua fue rebatida por ambos bandos, por un lado  J. Haftar con las misiones militares dirigidas sobre Misurata para presionar a Trípoli y por otro lado en Trípoli la llegaban combatientes de estados aliados a F. Serraj en el aeropuerto de Mitiga.

 

La mediación internacional a través de la Conferencia Internacional en Berlín celebrada el 19 de enero del presente año, preveía el alto al fuego entre el ENL y el GAN como también el embargo a la importación de armas a Libia. El borrador con las medidas delineadas en dicha Conferencia fue elevado al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para emitir una resolución que estableciera formalmente el Alto al fuego, sin embargo, de los cinco miembros permanentes sólo Rusia se abstuvo aduciendo que no estaba claro si las dos partes en Libia acataron las decisiones de la Conferencia en Berlín, ya que entre el 19 de enero (Berlín) y el 12 de febrero (ONU) la situación en Libia empeoraba.  

 

Otro actor imprescindible para comprender la complejidad de la guerra,  es la incursión de la Hermandad Musulmana ya que algunos integrantes son dirigentes del GAN que apoyan a Fayez Serraj. Los Hermanos musulmanes son resistidos por el bloque de países que apoyan J. Haftar como la  República Árabe de Egipto, Rusia y los árabes saudíes quienes consideran “terrorista” a la organización islamista. 

 

El escenario bélico en Libia refleja, al igual que Siria,  la relevancia de la presencia de Turquía y Rusia disputándose lugares preferenciales en la lucha por diversos intereses en la región, no obstante persiste la confusión desde dónde se está gestando la tempestad.

 

Nueve años de caos, una mirada retrospectiva.

 

Dos gobiernos paralelos en un país petrolero exhiben el fracaso político en torno al derrocamiento y asesinado de Muammar Gaddafi después de 42 años de autocracia. La incursión de la alianza EEUU; Reino Unido y Francia en apoyo a la insurrección contra Gadafi provocó la huida del mismo quien fue capturado y asesinado en Sirte (Surt, ciudad en el desierto Libio). La noticia que consternó al mundo tenía su razón, se percibían vientos de desgobierno por las tensiones históricas entre las tribus que controlaba a sangre y muerte el coronel Gadafi.

 

La memoria histórica de la descolonización pos-segunda guerra mundial generó un dejá vú, la única columna institucional que provocaba confianza contra las guerras tribales eran las Fuerzas Armadas Nacionales entrenadas y supervisadas por las potencias colonizadoras.

 

Al factor militar y étnico se debe agregar la división territorial histórica en tres regiones importantes: Tripolitania; Cirenaica (Tobruk y Bengasi) y Fezán (zona desértica) reunidas todas en 1934 bajo el mandato italiano. La cohabitación entre tribus y clanes con diferentes dialectos árabes como también la heterogeneidad de etnias tales como: taregs, tubus, bereberes y árabes, fue sometida bajo las fuerzas de Gadafi, pero al desaparecer el líder, vuelven a resurgir los odios históricos para vengar las alianzas que algunas tribus realizaron con los poderosos de turno.

 

En ese contexto en el año 2014 aparece la figura del ex – coronel J. Haftar quien consideró oportuno inclinarse hacia Occidente, específicamente EEUU siendo el instigador de la “Operación Dignidad” y gestionando elecciones en un órgano legislativo creado para la nueva causa: La Cámara de Representantes. Las Fajr Libia (amanecer libio) milicias islamistas que tienen fuerte presencia en Trípoli, expulsaron a Haftar y éste se trasladó a la ciudad de Tobruk  donde formó un  gobierno paralelo gestando así un país con  dos gobiernos y dos parlamentos.

 

La ventaja del oro negro y la desventaja de la migración.

 

El yacimiento Al Shahara ubicado en el sur del país en  la cuenca Murzuq, el mayor del país, a menudo sujeto a bloqueos y saqueos de las diferentes milicias, es administrado por el gobierno del Jalifa Haftar y rivaliza con la Compañía Nacional de Libia de Petróleo (NOC) controlado por el gobierno de Fayez al Serraj.

 

El golfo de Sirte representa la zona de la “Media luna del petróleo” por donde transita el 50 % de las exportaciones de crudo libio en los puertos: Zueitina, Al Sedra,  Ras Lanuf y Akdaboua y Jalifa Haftar cuenta con el control territorial de los yacimientos petroleros de Al Shahara y Al Fil, quedando en posición inmejorable con respecto a Serraj.   

 

No sólo dos gobiernos y dos parlamentos sino también dos compañías de petróleo se enfrentan en Libia y la consecuencia económica es la caída de la producción a más del 50 % (aprox. 800 mil barriles de crudo diarios) por los constantes bloqueos a los puertos, según la Corporación Nacional de Petróleo de Libia.  

 

El estado de Libia es el noveno país de mayor reserva de petróleo del mundo miembro de la OPEP y los yacimientos de petróleo son considerados actualmente como objetivos militares, sin embargo subyace el interés internacional de cuidar los recursos libios: Petróleo, gas de petróleo y refinado de petróleo por Italia, Alemania, España, Francia, China, Turquía, Túnez y EEUU hacia dónde se dirigen las exportaciones de los productos libios mencionados.

 

Otro factor problemático de difícil resolución para la UE, lo constituye la emigración de personas hacia por el Mediterráneo y Libia es uno de los puntos fronterizos desde donde parten los emigrantes convirtiéndose en presas fáciles de mafias y grupos que se dedican al tráfico de personas, la operación aeronaval europea conocida como “Operación Sofía” para rescatar migrantes tuvo, en parte, una motivación humanitaria, sin embargo se transformó en el llamador de los traficantes de personas. La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) advierte sobre la emigración económica de población subsahariana que pasan por Libia convirtiéndose en estado-trampolín hacia la UE en condición de refugiados y en la búsqueda de mejores condiciones de vida. 

 

El Estado de Libia por su posición geopolítica suscita interés; por sus recursos genera atracción y por su complicada estratificación social y la heterogeneidad étnica es un estado atrápalo-todo de grupos delictivos que acuerdan con grupos facciosos cuyo único interés es el control del Estado hasta aquellas etnias que por fuerza dominan a las demás y pactan con el poder de turno sólo por el control de una porción de un estado que está inmerso en una “proxy war” lo cual transforma al país en complejo e impredecible.

 

Desde Trípoli en abril de 2019, se lanzó la operación militar denominada “Volcán de ira” contra las fuerzas de J. Haftar luego que el primer ministro libio Fayez Serraj reconocido por la ONU considerara las acciones militares del ex – coronel como “una puñalada trapera” contra el proceso de paz,  F. Serraj ha lanzado una caza de brujas contra sospechosos dentro del propio ejecutivo por apoyar al militar y ha dado la orden de avanzar por todos los frentes, destruyendo las esperanzas de los libios hacia un futuro democrático.

 

A nueve años de guerra, la Unión Europea ha mantenido un tibio apoyo al bloque liderado por los EEUU, y la problemática que más atañe a los intereses de los europeos es la masa migratoria que huye por el Mar Mediterráneo, siendo esta el factor más relevante que derivó en el BREXIT.

 

Ante las maniobras de Turquía y Rusia,  el alto representante de la política exterior Josep Borrell ha dado luz verde a una operación naval y aérea en Libia, para controlar la parte oriental de las costas libias y frenar el tráfico de armas sin embargo aunque los veintisiete estados acordaron, es resistido por algunos estados integrantes porque no todos están comprometidos en la re-ubicación de los inmigrantes. 

 

Nuevamente el ala militar de un estado en el Magreb árabe capitaliza la atención internacional ya que otro volcán eruptivo de conflictos después de Siria consolida la idea que algunas potencias apoyan férreamente “el caos constructivo”.

 

La lista es extensa, pero Libia es visible por su potencial petrolífero y por el temor que genera en el continente Europeo  las masas migratorias que intentan ingresar por Italia huyendo de la guerra. Una vez más el interés por el oro negro y el desinterés humanitario son factores detonantes de la guerra y atenuantes de la paz.  

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

  • Twitter Long Shadow
  • LinkedIn Long Shadow

Contáctame 

info@misitio.com

  • Twitter Long Shadow
  • LinkedIn Long Shadow