Conéctate
Please reload

Búsqueda por Tags
Please reload

Posts Recientes

Yemen en las garras del olvido

12/09/2017

1/10
Please reload

Posts Destacados

 

  

La guerra global contra la Pandemia COVID – 19  propone un escenario incierto que se profundiza con  batallas  narrativas que ensombrecen las relaciones entre las superestructuras estatales a nivel mundial y por ende las Relaciones Internacionales.

Desacreditada tanto la Unión Europea como los EEUU; China y el modelo surcoreano asestaron un golpe brutal en la batalla contra el COVID – 19 con seguimiento, aislamiento y vigilancia a través de cámaras video-vigilancia y el monitoreo constante de los casos detectados.

La ayuda que actualmente proporciona el gobierno de Beijing a la UE  ofrece un panorama de orfandad de los estados europeos con respecto a Washington. Los EEUU están liderando un nuevo Bretton Woods entre Wall Street y la FED. Hay quienes plantean que BlackRock (empresa de gestión de inversiones estadounidenses) cuyas ramificaciones se expanden por el planeta además de poseer el 5 % de Apple y 6 % de Google (como ejemplo) como también el principal inversor de Goldman Sachs, es el “Leviatán financiero” y en el actual desmadre financiero planetario y el caos económico que dejará esta batalla contra el virus letal, la inyección de billones de dólares en EEUU no controlará los niveles de desempleo y eliminación sistemática de pequeñas empresas.

Si el país del Norte que tiene la capacidad de inducir las variaciones cíclicas financieras atravesará por un letargo económico, el multiplicador de la pobreza se extenderá indefectiblemente hacia el Sur.

Las sociedades rebeldes nunca fueron controladas con el temor, bienvenido sea, sin embargo en este caso especial la rebeldía social no es un factor positivo para enfrentar la pandemia, la desobediencia social al terror global es una inyección letal.

Mofarse de la desgracia que atraviesan otros estados nos ubica en un estadio de arrogancia ignota y mucho más cuando intercambiamos y relacionamos aleatoriamente categorías conceptuales tales como Imperialismo y Peste. Un despropósito e irresponsabilidad de las cuáles debe tomar nota “la política en sentido estricto”.

No es momento de alocuciones criogénicas o pensamientos congelados, estamos en una guerra biológica dónde el COVID – 19 se filtró por las zonas porosas de los sistemas de sanidad y la conciencia social, los cuáles están inmunodeprimidos.