Conéctate
Please reload

Búsqueda por Tags
Please reload

Posts Recientes

Yemen en las garras del olvido

12/09/2017

1/10
Please reload

Posts Destacados

EL PETRÓLEO Y LA EMERGENCIA DE UN ACUERDO GLOBAL

 

La ley del mercado regulado por la oferta y la demanda no logra equilibrar el precio del petróleo en tiempos excepcionales con la expansión de la pandemia. El mercado mundial del petróleo se ha derrumbado precipitadamente, algunos analistas consideran la probabilidad de tratarse de la peor recesión desde la 2da. Guerra mundial.

La disminución del consumo mundial en el mes de abril 2020 al 30 % supera ampliamente la merma en la demanda y en el precio por b/d (barril diario) de petróleo al año 2008, en plena crisis financiera. Números comparativos en cuanto a la variación cíclica de los precios por barril  p/d en el término de 12 meses nos permite analizar los porcentajes: Previo a la crisis financiera del 2008 el b/d según precio Brent europeo cotizaba  en diciembre del 2007 a 90,93 U$S y en diciembre del 2008 a 39,95 U$S lo que implicó una baja  aproximadamente del 56,25 %; Previo a la pandemia COVID -19 en  abril del 2019 el precio por b/d rondaba en los  71,23 U$S y en abril del abril 2020 cotiza a 21,38 U$S observando una tendencia de  caída del precio por barril de petróleo diario en 70,08 %.

Si bien el porcentaje 70,08 % en la caída del precio del petróleo entre abril 2019 y abril 2020 activa las alarmas en el mercado internacional, el dato relevante comparado con la crisis del 2008 es que el “boom del fracking” se enmarca temporalmente recién a partir del 2010 dónde la producción aumenta notablemente por la viabilidad técnica de empresas privadas norteamericanas en la capacidad de perforar el subsuelo para alcanzar betas de gas natural y petróleo (antes descartable) mostrando su máximo apogeo en el término de cuatro años 2010 – 2014 en los Estados Unidos.

Regiones de Nueva México,  la cuenca  Pérmica del oeste de Texas y Dakota del Norte transformaron su fisonomía con el fenómeno de las petroleras independientes del ‘shale’ – técnica de extracción del petróleo y gas de las capas profundas de bituminoso de esquisto a través de perforación lateral e inyección de agua a presión – como Chesapeake Energy; Whitting Petroleum y empresas pioneras como ExxonMobil; Chevron Corporation y ConocoPhillips Petroleum.  Este fenómeno de las petroleras independientes que colocaron a los EEUU como gran exportador y  primer productor mundial  también gestionó en favor de la caída de los precios del petróleo a nivel global por las nuevas incorporaciones de empresas dedicadas a la producción.  El petróleo crudo; el condensado de arrendamiento –hidrocarburo líquido de baja intensidad- y los líquidos de las plantas de gas –NGPL- conforman los componentes de combustible líquido siendo el  parámetro para medir las producciones de petróleo en sus diversas formas: crudo, condensado y gas. En la etapa de apogeo de “American first” en la administración del presidente Donald Trump durante el año 2018 la producción alcanzó records de casi 11.0 millones de  b/d y en lo que respecta al gas –NGPL- duplicó en producción a los valores del año 2008.